Descubierta una de las causas de la agresividad del cáncer de hígado: una ‘grapa molecular’ que ayuda a reparar el DNA roto

  • Los investigadores describen un nuevo mecanismo de reparación de DNA que dificulta el tratamiento del cáncer
  • Han empleado ‘pinzas magnéticas’, una novedosa técnica nanotecnológica que mide cuánto se estira una única molécula de DNA. El trabajo se publica en Cell Reports.
  • “Comprender este mecanismo podría ayudar a diseñar estrategias terapéuticas contra el cáncer de hígado más habitual”, dice Óscar Llorca, del CNIO.

Para las células son muy importantes los mecanismos de corrección de errores, porque en la rica actividad celular constantemente hay fallos de funcionamiento. Pero cuando se trata de matar células cancerosas lo que interesa es precisamente provocar errores. La radio- y la quimioterapia los provocan rompiendo el DNA de las células. Sin embargo, hay células tumorales que tienen una maquinaria de reparación del DNA excepcionalmente eficaz, y esto les permite escapar al tratamiento contra el cáncer.

Óscar Llorca, del CNIO; Fernando Moreno-Herrero, del CNB; y Puri Fortes, del CIMA-Universidad de Navarra, desvelan ahora en un trabajo en Cell Reports cómo funciona uno de estos sistemas excepcionales de reparación: una grapa molecular que una novedosa técnica nanotecnológica muestra por primera vez en acción.

En el cáncer de hígado de peor pronóstico

El equipo de Puri Fortes descubrió hace unos años que aproximadamente la mitad de los pacientes de carcinoma hepatocelular (el cáncer de hígado más común) producen una molécula de RNA, llamada NIHCOLE, que está sobre todo en los tumores más agresivos y se asocia con un mal pronóstico. Fortes, Llorca y Moreno-Herrero concluyeron que NIHCOLE ayuda a reparar muy eficazmente el DNA roto, y por eso la radioterapia es menos efectiva en aquellos tumores en que está presente. Eliminando NIHCOLE, las células cancerígenas tratadas con radioterapia mueren más fácilmente.

Pero los investigadores no conocían el mecanismo molecular por el que NIHCOLE facilita la reparación de roturas en el DNA. El trabajo ahora publicado en Cell Reports lo explica:  NIHCOLE forma un puente que une los fragmentos del DNA roto.

“NIHCOLE interactúa simultáneamente con proteínas que reconocen los dos extremos de un DNA fragmentado, como si los grapara”, explican Llorca y Moreno-Herrero.

Comprender este mecanismo puede ayudar a diseñar estrategias para combatir el cáncer de hígado de peor pronóstico. “El uso de fármacos inhibidores de NIHCOLE puede representar una terapia novedosa para el cáncer de hígado más frecuente”, indican estos investigadores.

Nanopinzas magnéticas para estirar DNA

Para entender cómo actúa NIHCOLE el grupo de Fernando Moreno-Herrero ha usado pinzas magnéticas, una técnica de nanotecnología que hace posible estudiar las características físicas de las moléculas por separado.

Los investigadores han diseñado una molécula de DNA que mimetiza un DNA roto, y que permite detectar la unión entre los dos extremos fragmentados. Primero pegan a uno de los extremos del DNA una bolita magnética minúscula, de milésimas de milímetro; después, con pinzas magnéticas, tiran de ese extremo. La longitud del DNA estirado informa de si se trata de un DNA reconstituido, en el que los extremos rotos del DNA se han pegado, o si por el contrario sigue habiendo fractura.

Para los autores del trabajo en Cell Reports, estos datos muestran que NIHCOLE “confiere ventajas a las células tumorales ayudándolas en la reparación de roturas en el DNA, sosteniendo la proliferación maligna de las células cancerosas a pesar de la acumulación de daños en el DNA que resulta del estrés que produce la propia división celular”.

 Un ‘DNA basura’ que ya no lo es

NIHCOLE no es una proteína sintetizada por un gen, sino una molécula de RNA. Forma parte de lo que se produce a partir de lo que hace dos décadas, cuando se secuenció el genoma humano, los biólogos llamaban DNA basura. Creían, erróneamente, que este DNA no servía para nada.

Lo explica Llorca: “Uno de los dogmas centrales de la biología es que la información contenida en cada gen, en el DNA, se traduce a proteínas. Así que los científicos se quedaron atónitos cuando descubrieron que sólo el 2% de nuestro DNA contenía genes; ¿para qué servía el resto de nuestro genoma? Es impensable que el 98% del genoma sea DNA basura, inútil. En la última década se ha demostrado que parte de este genoma oscuro produce moléculas de RNA muy largas, algunas con una función prevalente en cáncer”.

NIHCOLE es una de estas moléculas de RNA largas, cuya existencia y funciones se conocen hace tan poco que aún maravilla a los biólogos. Sorprende también que basta un pequeño trozo de NIHCOLE para ejercer el efecto de grapa molecular.

“Esto permitiría desarrollar fármacos que bloqueen o distorsionen esta estructura, y así mejorar la eficacia de la radio o la quimioterapia en pacientes con cáncer”, afirman los autores del trabajo.

Las obras de ‘CNIO ARTE’, nacidas del diálogo entre científicos y artistas, se expondrán en Nueva York

  • CNIO ARTE es la iniciativa lanzada hace cinco años por el CNIO para promover el arte y la ciencia, así como la relación entre ambas disciplinas
  • Los/as artistas Eva Lootz, Chema Madoz, Carmen Calvo, Daniel Canogar y Susana Solano han colaborado, respectivamente, con Margarita Salas (fallecida en 2019); el físico cuántico Ignacio Cirac; el paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga; la bióloga computacional Sarah Teichmann; y el epidemiólogo Pedro Alonso
  • Una selección de las obras de CNIO ARTE se expondrá en el Instituto Cervantes de Nueva York desde el próximo 2 de febrero hasta el 15 de abril

En las obras creadas para CNIO ARTE, Eva Lootz reflexiona sobre los orígenes de la biología molecular y la manipulación genética; Chema Madoz remite al papel del azar en el destino inspirado por la física cuántica; Carmen Calvo fractura recuerdos, como quizás aquellos que aún hay en los cráneos de homínidos encontrados en Atapuerca; Daniel Canogar se inspira con el big data de la vida; Susana Solano incita a reflexionar sobre la relación (o no relación) entre Europa y África. El arte y la ciencia generan ideas y conocimiento universales, y este principio impulsa el salto de CNIO ARTE a Nueva York.

CNIO ARTE es la iniciativa pionera lanzada hace ya cinco años por el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), con el apoyo de la Fundación Banco Santander, para promover la relación entre arte y ciencia. Cada año, desde 2018, CNIO ARTE pone en contacto a científicos/as y artistas de primera fila internacional, para que los creadores puedan generar una obra inspirada en la ciencia. La artista Amparo Garrido ha sido la comisaria de CNIO ARTE, y Maria Blasco, también directora científica del CNIO, la directora ejecutiva.

A lo largo de cinco ediciones de CNIO ARTE los artistas Eva Lootz; Chema Madoz; Carmen Calvo; Daniel Canogar; y Susana Solano han trabajado respectivamente con la bioquímica Margarita Salas (fallecida en 2019); el físico cuántico Ignacio Cirac; el paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga; la bióloga computacional Sarah Teichmann; y el epidemiólogo Pedro Alonso. Una selección de las obras resultantes se expondrá en el Instituto Cervantes de Nueva York desde el próximo 2 de febrero hasta el 15 de abril, en una muestra organizada a tres bandas entre esta institución, el CNIO y la Fundación Banco Santander.

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, defiende firmemente el binomio arte-ciencia. En el catálogo de la exposición en Nueva York escribe: “Cuando se unen, las artes y las ciencias se acercan más que nunca a ella [la verdad]. La verdad, ese escalofrío que alumbra y nos devuelve al camino de ser mejores seres humanos, aunando siempre, como quiso el poeta, belleza y verdad”.

Maria A. Blasco, directora de CNIO ARTE, lo expresa así: “Científicos y artistas siempre hemos mirado de frente a lo desconocido, a la oscuridad y no hemos temido adentrarnos en ella, con la mente abierta, para así poder ver más allá. Tanto el arte como la ciencia necesitan creatividad, libertad, reflexión, curiosidad. En el CNIO estos ingredientes se combinan para dar lugar a la mejor ciencia, y hemos querido poner las condiciones para que también se genere arte. Los grandes temas del siglo XXI de un modo u otro implican a la ciencia, y podrían ser inspiración del gran arte. Ya lo escribió Susan Sontag en sus diarios “Every month we could have a new art movement, just by reading Scientific American” (“Podría haber un nuevo movimiento artístico al mes solo con la lectura del Scientific American”).

Para Rodrigo Echenique Gordillo, presidente de Fundación Banco Santander, la exposición “permite disfrutar de una selección de las obras creadas para el programa CNIO ARTE, iniciativa que buscar establecer conexiones entre científicos y artistas reconocidos, y que nace con un principio fundamental: tanto la ciencia como el arte son indispensables para entender e interpretar el mundo, y ambos pueden inspirarse mutuamente y dialogar”.

Creada una nueva inmunoterapia con ‘células puñal’ para pacientes de un tipo de leucemia con escasas opciones de tratamiento hoy día

  • La nueva terapia, creada por investigadores del Hospital 12 de Octubre-CNIO y el Instituto de Investigación Josep Carreras, podría ser utilizada contra la leucemia linfoblástica aguda de células T (LLA-T) en pacientes en quienes ha fracasado la quimioterapia o el trasplante de médula ósea
  • La terapia STAb-T es una evolución de las denominadas terapias CAR-T, uno de los grandes avances recientes en el tratamiento de varios tipos de cáncer
  • Los resultados se publican en Journal for Immunotherapy of Cancer. Se están considerando diferentes opciones para llevar la nueva terapia a ensayos clínicos

Investigadores de la Unidad Mixta de Investigación Clínica en Inmunoterapia del Cáncer del Hospital Universitario 12 de Octubre-CNIO, y el equipo del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras de Barcelona, han creado una terapia celular para un tipo de leucemia que en la actualidad cuenta con muy pocas alternativas de tratamiento.

Esta terapia se basa en el uso de las llamadas células puñal -STAb en inglés-, y podría ser utilizada para el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda de células T (LLA-T) en pacientes en los que ha fracasado la quimioterapia o el trasplante de médula ósea.

La terapia STAb-T es una evolución de las denominadas terapias CAR-T, uno de los grandes avances recientes en el tratamiento de varios tipos de cáncer.

En las terapias CAR-T se extraen células inmunitarias del propio paciente -linfocitos T- y se modifican en el laboratorio; una vez reinyectadas en la persona enferma, estas células modificadas detectarán las células tumorales y las atacarán, eliminándolas. Pero en la leucemia linfoblástica aguda de células T las células que se emplean para combatir al tumor, los linfocitos T, son precisamente el mismo tipo de células que están enfermas.

En la terapia de células puñal o terapia STAb-T los linfocitos T del paciente se modifican para producir un tipo especial de anticuerpos denominados “anticuerpos biespecíficos”, es decir, que son capaces de reconocer “dos dianas”, en lugar de “una diana” como los anticuerpos normales. Estos anticuerpos son capaces de reconocer la LLA-T y los linfocitos T, y crear un “puente artificial” que permite que las células T normales reconozcan y destruyan a las células leucémicas.

Este “reclutamiento” de todas las células T proporciona un efecto de “amplificación” de respuesta, que no ocurre en las terapias CAR-T.

Hacia terapias más personalizadas

Esta estrategia “podría suponer una mejora respecto a las CAR-T, especialmente en aquellos pacientes en recaída con un reducido número de linfocitos T normales”, dice Luis Álvarez- Vallina, director de la Unidad Mixta de Investigación Clínica en Inmunoterapia del Cáncer del Hospital Universitario 12 de Octubre-CNIO, y co-autor del trabajo y junto a Pablo Menéndez y Diego Sánchez Martínez, del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras.

“El futuro en la investigación del cáncer y las leucemias pasa por la creación de terapias personalizadas que aporten opciones a todos aquellos que hoy no encuentran alternativa a las terapias convencionales; la terapia STAb-T está en este camino”, añade Álvarez-Vallina.

La leucemia linfoblástica aguda de células T es un tipo de leucemia de evolución rápida, resultante de la proliferación anormal de linfoblastos de células T (glóbulos blancos inmaduros) en la médula ósea y la sangre. Representa alrededor del 10-15 por ciento de todas las leucemias agudas diagnosticadas en niños y entre el 20-25 por ciento de las que afectan a adultos. En total se detectan aproximadamente unos 100 casos al año en España.

Ampliar los pacientes que se benefician de la inmunoterapia

El trabajo que explica estos resultados se publica en la revista Journal for Immunotherapy of Cancer. Los investigadores Anaïs Jiménez-Reinoso y Nestor Tirado y otros miembros de ambos equipos han demostrado que las células STAb-T funcionan de manera muy eficiente en el laboratorio. Actualmente se están considerando diferentes opciones para llevar esta terapia a ensayos clínicos.

Las estrategias de inmunoterapia y las terapias celulares adoptivas aún benefician a pocos pacientes.  “Es preciso desarrollar estrategias dirigidas a dianas muy específicas para cada enfermedad y adaptadas para cada paciente” explica el doctor Álvarez- Vallina.

“Además –concluye- mientras en el caso de las terapias CAR-T muchos hospitales son centros productores de esta terapia, en el caso de las células STAb-T se trata de una terapia completamente nueva que surge en el Hospital Universitario 12 de Octubre y que supone una innovación en el campo de las terapias celulares”.

Es importante destacar que la terapia STAb-T puede ser aplicable a múltiples tipos de cáncer y alguna de estas modalidades está en desarrollo clínico.

Financiación: Asociación Española Contra el Cáncer, Ministerio español de Ciencia e Innovación; ISCIII; Fundación CRIS Cancer; CERCA/Generalitat de Catalunya and Fundació Josep Carreras-Obra Social la Caixa; Consejo de Investigación Europeo (ERC); Programa Next Generation de la Unión Europea; Comunidad de Madrid.

Maria A. Blasco, elegida académica de número de la Real Academia Nacional de Farmacia

Maria A. Blasco cubre la vacante de la Medalla nº 28, correspondiente a Doctores en Ciencias Afines a la Farmacia, y dispondrá de un año para la presentación del discurso de ingreso.

Los Académicos de Número son los miembros más importantes de la Real Academia Nacional de Farmacia, informa esta institución.  No pueden ser más de 50, y cada uno de ellos tiene una medalla numerada. Son presentados por tres Académicos en posesión de medalla y votados por el Pleno de la Academia, constituido en sesión extraordinaria. Pueden ser elegidos para cualquier cargo ejecutivo de la Academia.

Junto a María A. Blasco ha sido elegido también José Alfredo Martínez Hernández, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Navarra.

La Real Academia Nacional de Farmacia tiene su origen en 1737, año en el que una real cédula de Felipe V aprueba los estatutos del Real Colegio de Profesores Boticarios de Madrid. Adquiere su actual denominación en 2003.

Biografía Maria A. Blasco

Maria A. Blasco es directora científica del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológias) desde 2011. Es bióloga molecular, e investiga el papel de los telómeros y la telomerasa en cáncer y envejecimiento. Sus estudios han sido publicados por las revistas científicas más relevantes como CellNatureScience.

Sus logros han sido reconocidos a través de premios internacionales como el Josef Steiner Cancer Research Award, de Suiza; el Körber European Science Award, de Alemania; y la Medalla de Oro de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), así como con el Premio Nacional de Biología Santiago Ramón y Cajal y el Premio Rey Jaime I, entre otros.

Blasco ha recibido cuatro doctorados Honoris Causa en España: Universidad Carlos III de Madrid (2014), Universidad de Alicante (2017), Universidad de Murcia (2018) y Universidad Internacional de Valencia (2022). En octubre de 2017 recibió la Distinción al Mérito Científico de la Generalitat Valenciana.

Ha sido editora de varias revistas científicas, como Cancer Research y Journal of Cell Biology, y miembro de diversos consejos científicos asesores en España y en el extranjero. En 2020 fue nombrada miembro del Real Patronato del Museo del Prado (Madrid); en 2022, miembro del Patronato y Presidenta del Consejo Asesor Científico de la Fundación ICAR (International Center for Aging Research) (Valencia – Spain), así como miembro del Consejo Asesor de FECYT.

La artista Clara Montoya disfrutará la primera ‘residencia artística’ en el CNIO

  • El programa CNIO Artistic Residences, en colaboración con la FECYT, aspira a impulsar el talento en el arte y la investigación, promoviendo la cooperación entre los dos ámbitos
  • La artista ha sido seleccionada por su “excelente trayectoria artística y proyección futura” así como por su “compromiso con la investigación”, afirma el acta del jurado

La artista Clara Montoya ha sido seleccionada como ganadora en la primera convocatoria del programa CNIO Artistic Residences, una iniciativa del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en colaboración con la FECYT que financia una estancia de la artista de seis meses en el CNIO para crear una o varias obras inspiradas en la investigación del cáncer.

Según explica en su acta, el jurado ha escogido a Montoya “por su excelente trayectoria artística, su compromiso con la investigación, la colaboración con instituciones públicas y privadas, la contundencia de su trabajo, el equilibrio entre lo conceptual y lo poético en su obra y la coherencia del mismo con los objetivos perseguidos por el CNIO”.

El jurado distingue con menciones especiales a los artistas Laura Lio y Juan Zamora.

El jurado ha destacado también la paridad en la participación, así como la calidad de los trabajos presentados, de artistas de origen tanto europeo como latinoamericano.

El jurado ha estado compuesto por las artistas Amparo Garrido, Marina Vargas y Semíramis González; por el profesor emérito de Estética, historiador y crítico de arte Carlos Jiménez; y por la directora del CNIO, Maria A. Blasco.

Clara Montoya (Madrid 1974) se formó en el Royal College of Art de Londres, donde recibió el galardón Thames and Hudson/RCA a la excelencia en escultura, y en The Cooper Union (Nueva York). Ha disfrutado de becas de:  Fundación Marcelino Botín, la Cité Internationnale des Arts (París), la Junge Akademie der Kunst (Berlín), la Real Academia de España en Roma y Casa Wabi en México.

Ha expuesto en instituciones como el ADK (Branderburger Tor, Berlín) y el Kunstlerhaus Bethanien (Berlín), La Fundación Antonino y Cinia (Cerezales), CDAN (Huesca), y el CCCC (Valencia). Tiene obra en las colecciones del Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofia (España), Colección de Arte Contemporáneo del Parlamento Europeo, CA2M (Madrid), Inelcom, Museum of Contemporary Art of Istanbul (Turquía), The Gfzk (Alemania), Seomi & Tuus Collection (Corea del Sur), Fundación Nirox (SA), Colecçao Madeira de dibujo (Portugal), la Colección Nacional de Arte Contemporáneo Español, la Fundación Marcelino Botín, el CAAC (Málaga).

Ciencia y arte se inspiran mutuamente

CNIO Artistic Residences, organizado con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), parte de CNIO Arte, la iniciativa pionera que promueve la relación entre arte y ciencia lanzada por el CNIO hace ya cinco años. Ambos programas, CNIO Artistic Residences y CNIO Arte, se basan en la idea de que ciencia y arte pueden inspirarse mutuamente, y son indispensables para interpretar el mundo.

CNIO Artistic Residences brinda a artistas la posibilidad de convivir durante medio año con el personal investigador del CNIO, y conocer así de cerca el afán de los científicos y científicas por hacer avanzar la investigación contra el cáncer u otras enfermedades relacionadas.

El artista seleccionado en cada edición recibe 6.000 euros para la creación de la obra u obras, y tiene cubiertos los gastos de traslado y estancia. Las creaciones fruto del programa podrán ser expuestas en el CNIO y en los eventos de instituciones implicadas en el proyecto.

El CNIO y el arte

El CNIO tiene un importante compromiso con el mundo del arte desde la creación de CNIO Arte en 2017, un programa organizado con la ayuda de la Fundación Banco Santander.

Cada año, CNIO ARTE pone en contacto a científicos y artistas de primera fila internacional y culmina con la exposición de la obra creada por el artista para la ocasión, que se expone tanto en el CNIO como en la Feria de Arte Contemporáneo ARCO.

Los “espectaculares avances” en la investigación para frenar el envejecimiento, analizados en ‘Cell’ por Maria A. Blasco y otros investigadores líderes en el área

  • Los autores identifican 12 indicadores del envejecimiento, procesos medibles que al ser manipulados aceleran o frenan el deterioro del cuerpo con la edad.
  • El trabajo busca contribuir “al desarrollo de intervenciones que prolonguen una longevidad saludable”
  • En los últimos diez años se han publicado unos 300.000 trabajos sobre el envejecimiento, “tantos como durante todo el siglo anterior”, escriben Blasco y co-autores en el artículo
  • “Estamos más cerca de aplicar el conocimiento básico a nuevas maneras de tratar las enfermedades”, dice Blasco. Su grupo en el CNIO ha demostrado en ratones que actuando sobre el envejecimiento se tratan enfermedades de la edad, como la fibrosis pulmonar y la anemia aplásica

El envejecimiento aún no se considera una enfermedad, pero no queda ya duda de que atacándolo se logra prevenir, retrasar e incluso evitar enfermedades asociadas a la edad, entre ellas el cáncer. La explosión de actividad vivida en la ciencia del envejecimiento la pasada década ha generado ya cerca de 80 experimentos con mamíferos, incluidos humanos, que confirman que prolongar la vida saludable es posible. Un artículo en Cell del que es co-autora Maria A. Blasco, directora científica del CNIO, analiza hasta dónde se ha avanzado y dibuja los próximos pasos.

Hace diez años, la relación entre las causas moleculares del envejecimiento y muchas enfermedades todavía era una idea por explorar. Un grupo de investigadores revisó entonces lo que se sabía en un artículo en Cell, que funcionó como mapa del problema y obtuvo un gran impacto en la comunidad científica. Los mismos autores actualizan ahora su análisis.

Con la nueva revisión buscan “proporcionar un marco mejorado para el desarrollo de intervenciones que prolonguen una longevidad saludable”, escriben.

“Será importante intervenir en el envejecimiento humano”

El envejecimiento “todavía no es un objetivo reconocido para el desarrollo de fármacos”, pero los “espectaculares avances” logrados estos últimos años para aumentar la longevidad de organismos modelo, incluso en mamíferos, indican que “será importante desarrollar estrategias racionales para intervenir en el envejecimiento humano”.

Maria A. Blasco es líder internacional en la investigación de los telómeros, las estructuras que constituyen los extremos de los cromosomas y cuyo acortamiento se ha identificado como una de las causas del envejecimiento. Los demás autores son Carlos López-Otín (Universidad de Oviedo); Manuel Serrano (IRB Barcelona); Linda Partridge (University College London, Reino Unido); y Guido Kroemer (Centre de Recherche des Cordeliers, Francia).

El trabajo de 2013 resumía por primera vez los indicadores moleculares del envejecimiento en mamíferos. Se titulaba The Hallmarks of Aging y Cell la consideró una de las más relevantes publicaciones del año. Desde entonces se han publicado unos 300.000 trabajos más sobre el tema, “tantos como durante todo el siglo anterior”, escriben Blasco y co-autores en el nuevo artículo, titulado Hallmarks of aging: An expanding universe.

Cuatro “causas primarias” del envejecimiento

Lo primero que ha mostrado el gran aumento de producción reciente es que las conclusiones del análisis de 2013 eran correctas. Los investigadores identificaban entonces nueve indicadores del envejecimiento, firmas moleculares que marcan el avance del proceso. También indicaban sobre cuáles es posible actuar para prolongar la vida.

Señalaban cuatro “causas primarias del envejecimiento”: la inestabilidad genómica; el acortamiento de los telómeros; las alteraciones epigenéticas; y el desequilibrio entre síntesis y degradación de proteínas. Estos indicadores se refieren a procesos fuertemente interconectados, de manera que el envejecimiento resulta de su acción conjunta. Por eso hay múltiples vías para actuar sobre él.

Estas conclusiones “han resistido el escrutinio de decenas de miles de investigadores del envejecimiento” durante los últimos diez años, escriben Blasco y co-autores en Cell

“Más cerca de aplicar el conocimiento a tratar enfermedades”

“Lo que avanzamos se ha confirmado”, señala Blasco, que asegura que en esta área de investigación “hay ahora mucha más inversión, y se está más cerca de aplicar el conocimiento básico a nuevas maneras de tratar las enfermedades”.

En el caso de los telómeros, ya en 2013 se reconocía que su acortamiento excesivo está en el origen de enfermedades relacionadas con la edad. Ahora se insiste en que “la generación de modelos de ratón con telómeros cortos ha demostrado que el desgaste telomérico está en el origen de enfermedades prevalentes asociadas a la edad, como la fibrosis pulmonar y renal”.

En el trabajo recién publicado se revisan “las nuevas intervenciones para retrasar el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad” que actúan sobre los telómeros. “Por ejemplo, la activación de la telomerasa mediante una estrategia de terapia génica ha mostrado efectos terapéuticos en modelos de ratón de fibrosis pulmonar y anemia aplásica”.

Envejecimiento y dieta

Una tabla recoge en el nuevo trabajo casi 80 intervenciones experimentales recientes con mamíferos, en su mayoría ratones, en los que se logra prolongar la vida o tratar enfermedades asociadas a la edad. Algunos de esos estudios atañen a humanos. Son los que investigan cómo retrasar el envejecimiento a través de la dieta.

Actuar sobre la dieta es una de las formas más accesibles de intervenir en el envejecimiento humano”, se afirma en Cell. Esto es así, explican los autores, porque uno de los indicadores clave del envejecimiento es la desregulación del mecanismo de detección de nutrientes, que es la sofisticada red de señales moleculares que usan todos los mamíferos –y muchos otros organismos- para alertar de que hay comida disponible.

“Los sensores de nutrientes constituyen dianas para posibles fármacos contra la longevidad”, escriben los autores, “pero los beneficios para la salud y la prolongación de la vida útil también podrían conseguirse mediante intervenciones dietéticas”. No obstante los resultados obtenidos en esta línea en nuestra especie aún no están claros: “En humanos los ensayos clínicos basados en la restricción dietética se complican por el escaso cumplimiento, aunque sugieren efectos positivos sobre la inmunidad y la inflamación”.

De nueve a doce indicadores del envejecimiento

Para Blasco y los demás co-autores, los indicadores del envejecimiento son procesos medibles que cambian con la edad del organismo y que, al ser manipulados experimentalmente, inducen una aceleración o por el contrario una interrupción -- incluso una regresión-- del envejecimiento.

En el nuevo trabajo los autores amplían de nueve a doce los indicadores del envejecimiento: inestabilidad genómica; desgaste de los telómeros; alteraciones epigenéticas; pérdida de proteostasis; macroautofagia desactivada; desregulación de la detección de nutrientes; disfunción mitocondrial; senescencia celular; agotamiento de las células madre; alteración de la comunicación intercelular; inflamación crónica; y desequilibrios en el microbioma (disbiosis).

“Cada uno de estos indicadores debería considerarse un punto de entrada para la futura exploración del proceso de envejecimiento, así como para el desarrollo de nuevos medicamentos antienvejecimiento”, concluyen los investigadores.

Héctor Peinado, galardonado con el XII Premio Nacional de Investigación en Cáncer “Doctores Diz Pintado”

La Fundación de Investigación del Cáncer de la Universidad de la Salamanca (FICUS) – Centro de Investigación del Cáncer (CIC), junto con la “Fundación Doctores Diz Pintado para la Docencia e Investigación en la Lucha contra el Cáncer”, han concedido el XII Premio Nacional de Investigación en Cáncer “Doctores Diz Pintado” a Héctor Peinado, investigador del CNIO.

Héctor Peinado dirige el Grupo de Microambiente y Metástasis de CNIO desde 2015. Previamente trabajó como profesor Asistente en el Weill Cornell Medicine (Nueva York). Es autor de relevantes aportaciones en la comprensión de la metástasis y la aplicación de estos resultados en la clínica, mediante el uso de vesículas extracelulares en biopsia líquida y el desarrollo de nuevos inhibidores del proceso de diseminación temprana.

La metástasis es responsable de más de un 90% de las muertes relacionadas con el cáncer. Determinar los mecanismos moleculares de la metástasis es crucial, de cara al desarrollo de nuevas técnicas de detección temprana y para identificar nuevas dianas moleculares. Uno de los conceptos claves es el microambiente celular, que tiene un papel esencial en la selección de fenotipos metastásicos.

El premio nacional de Investigación en cáncer “Doctores Diz Pintado” reconoce "el esfuerzo y la trayectoria científica en el área de la investigación oncológica que haya supuesto la generación, desarrollo o aplicación de los nuevos conocimientos biológicos y clínicos sobre el cáncer", se informa en sus bases.

En este sentido, la línea de investigación de Héctor Peinado aborda los factores secretados por el tumor en la formación del nicho pre-metastásico, y más específicamente el papel de las vesículas extracelulares (exosomas). Sus resultados, publicados en Nature Medicine en 2012, determinaron por primera vez que los exosomas secretados por las células tumorales generan un entorno favorable para la metástasis en determinados órganos diana (denominados nichos pre-metastásicos). Su investigación ha contribuido a la comprensión del impacto extrínseco de las vesículas extracelulares, que junto a los mecanismos intrínsecos colaboran en la diseminación temprana.

La investigación de Peinado tiene también aplicación clínica, porque permite identificar mediante biopsia líquida diversos tipos de cáncer. Asimismo, su trabajo ha demostrado que la combinación del análisis de ADN circulante junto con vesículas extracelulares contribuya a identificar grupos de riesgo de recaída en melanoma.

Héctor Peinado es autor de 104 publicaciones desde 2003 con más de 26800 citas, SCOPUS h-index de 46 y factor de impacto acumulado de 1107. Desde que creó su laboratorio ha estado implicado en 35 proyectos, 24 de ellos como investigador principal. Ha sido recientemente listado como dentro del 2% de los mejores científicos de impacto mundial según la Universidad de Stanford (basado en Scopus).

El XII Premio nacional de investigación en cáncer “Doctores Diz Pintado se entregará el 28 de enero de 2023 en el desarrollo del solemne acto académico organizado por la Universidad de Salamanca con motivo de la fiesta de Santo Tomás de Aquino.

El CNIO lidera el desarrollo de ‘gemelas digitales’ de mujeres con cáncer, en un proyecto financiado con 2,5 millones de euros

  • Las gemelas digitales son modelos computacionales a imagen y semejanza de las pacientes. Pueden dar pistas sobre, por ejemplo, cómo responderá la paciente a un determinado tratamiento.
  • Para parecerse al máximo a las pacientes, los modelos integrarán datos de genética, proteómica, etc., con otros sobre estilo de vida, estado emocional, uso de redes sociales e historia clínica, entre otros.
  • Las gemelas virtuales permitirán “una evaluación, gestión y comprensión del proceso oncológico de cada persona”, dice Miguel A. Quintela, jefe de la Unidad de Investigación Clínica en Cáncer de Mama del CNIO
  • En el proyecto participan 12 centros de toda España. Ha sido seleccionado en la convocatoria Proyectos de Investigación de Medicina Personalizada de Precisión 2022, del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

El análisis detallado del genoma de decenas de miles de pacientes de cáncer en todo el mundo ha logrado en los últimos años identificar nuevas dianas y biomarcadores para predecir respuesta a fármacos. Pero queda por explicar gran parte de la variabilidad entre pacientes, lo que limita la toma de decisiones terapéuticas verdaderamente personalizadas.

Para avanzar en este objetivo el CNIO liderará el proyecto High-definition oncology in women's cáncer (Oncología de alta definición en cáncer femenino), que recibirá 2.5 millones de euros para los próximos 3 años y en el que participan 12 centros de investigación y universidades de toda España (ver lista abajo).

Los investigadores monitorizarán de manera remota a las pacientes para capturar grandes cantidades de datos sobre ellas, información sobre múltiples factores que podrían influir en el desarrollo del cáncer. Con este universo de datos se describe a las pacientes de la forma más completa posible, para así construir Gemelos Paciente-Digitales (PDTs) en cáncer de mujer, o en este caso gemelas: modelos computacionales a su imagen y semejanza.

Estas gemelas virtuales pueden dan pistas sobre, por ejemplo, cómo responderá la paciente si se emplea tal o cual fármaco.

Datos sobre emociones y uso de redes sociales de las pacientes

Para la monitorización remota se usarán dispositivos corporales portátiles –los wearables –, como pulseras digitales que registrarán el pulso, la concentración de oxígeno en sangre y la actividad física, entre otras variables.

Un aspecto especialmente innovador es que se tendrá en cuenta también la huella digital: la actividad en redes sociales y el uso del móvil en general, además de las emociones y declaración sobre calidad de vida. Se añadirá a todo ello el análisis detallado de genes (genómica); proteínas (proteómica); actividad metabólica; microbioma; más los datos de la historia clínica.

Hasta ahora “la medicina de precisión tiene en cuenta la genómica y poco más”, explica el investigador principal del proyecto Miguel A. Quintela, jefe de la Unidad de Investigación Clínica en Cáncer de Mama del CNIO. “Las gemelas digitales que queremos desarrollar incluyen factores más difíciles de medir, pero que constituyen la paciente al completo. Se trata de entender a las pacientes como un sistema multidimensional”.

“Los PDT permitirán una evaluación, gestión y comprensión del proceso oncológico de cada persona, utilizando medidas detalladas de los factores determinantes de la respuesta”, añade Quintela. Se espera, por ejemplo, “detectar precozmente las desviaciones de las trayectorias positivas de la enfermedad e impulsar intervenciones precisas y ajustadas”.

El proyecto ha sido seleccionado en la convocatoria Proyectos de Investigación de Medicina Personalizada de Precisión 2022 (PMP22), del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). Está financiada a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) de los Fondos NextGeneration EU, dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

En el proyecto, liderado por el CNIO, participan además: Hospital La Princesa; Hospital de Fuenlabrada; Hospital Clínico de Valencia; Hospital Son Espases; ICO Bellvitge; Complejo Hospitalario de Navarra; Hospital Virgen de la Macarena; Hospital San Pedro de Cáceres; Complejo Hospitalario A Coruña; Universidad Carlos III; Universidad Politécnica de Madrid.

El CNIO invita a la comunidad educativa a conocer el día a día de una investigadora del cáncer (¡y astronauta!)

El próximo 17 de enero, a las 10 h, la astronauta e investigadora del cáncer (CNIO) Sara García participará en un webinar pensado para responder preguntas de niños, niñas y adolescentes (también de mayores, por supuesto!). Es totalmente abierto al público, previa inscripción: 

Pregunta a @Astro_SaraG! - CNIO

Aquí está el tráiler:

[video_embebido id='vpAkXxHJd1E']

Subir