Inicio | Noticias | La Fundación Franz Weber contribuye a incorporar talento científico en el CNIO para el estudio del cáncer usando técnicas alternativas a la experimentación animal

La Fundación Franz Weber contribuye a incorporar talento científico en el CNIO para el estudio del cáncer usando técnicas alternativas a la experimentación animal

09.09.2021

Contribuye a la investigación

El acuerdo entre ambas instituciones permite poner en marcha el programa de ayudas posdoctorales ‘Amigos del CNIO-Fundación Franz Weber’

El proyecto financiado será desarrollado por el investigador Albert Harguindey, que realizará su trabajo en el Grupo de Factores de Crecimiento, Nutrientes y Cáncer, liderado por Nabil Djouder

Gracias a un acuerdo de colaboración firmado recientemente con la Fundación Franz Weber, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) pone en marcha el programa de ayudas posdoctorales ‘Amigos del CNIO-Fundación Franz Weber’con un proyecto queestudiará el oncogén URI, involucrado en el desarrollo de varios tumores, como el del hígado o del cáncer de ovario, para poder desarrollar en el futuro nuevos tratamientos contra estas enfermedades.

La finalidad de este programa de ayudas es ofrecer a jóvenes doctores/as la oportunidad de desarrollar proyectos de investigación de excelencia que empleen técnicas alternativas a la experimentación animal. El proyecto que se ha financiado en este caso será desarrollado por el investigador Albert Harguindey, que realizará su trabajo en el Grupo de Factores de Crecimiento, Nutrientes y Cáncer, liderado por Nabil Djouder, experto en el estudio de este oncogén, que lleva 20 años investigando su relación con el cáncer y otras patologías, como la diabetes.

Para la realización del proyecto, Harguindey se focalizará en el desarrollo de tecnologías ajenas a la experimentación animal con las que estudiará la forma o estructura del complejo de proteínas URI, como son técnicas de resonancia magnética nuclear, cristalografía, biología computacional, ingeniería de proteínas o criomicroscopía electrónica de alta resolución, una técnica que ha avanzado de manera espectacular en los últimos años y que actualmente permite visualizar las proteínas con detalle atómico. “El principal objetivo de este proyecto es elucidar la estructura de esta maquinaria celular cuya alteración puede producir varias enfermedades, incluyendo el cáncer, para entender así su comportamiento”, explica Djouder.

Con esta colaboración, el CNIO y la Fundación Franz Weber muestran su compromiso con el uso y desarrollo de técnicas alternativas a la experimentación animal. “En los últimos años se han desarrollado tecnologías que ayudan a disminuir el uso de animales en experimentación, como por ejemplo aquellas relacionadas con la biología computacional, el análisis del big data o las técnicas de inteligencia artificial, y en el CNIO queremos seguir avanzando en esta dirección”, declara Maria A. Blasco, directora del CNIO.

Conocer la forma para estudiar la función

Estudios realizados por el equipo de Djouder y otros laboratorios muestran una amplificación del gen de URI y la sobreexpresión del complejo de prefoldinas URI en varios tipos de cáncer. Djouder también se ha mostrado que este complejo de proteínas está sobreexpresado en el hígado inflamado por causa de las infecciones por virus de la hepatitis B y C, pero no se conocen sus funciones lo suficiente y en ninguno de los casos cómo funciona.

“Con este proyecto queremos conocer en detalle la estructura de este complejo, lo que nos ayudará a entender cómo funciona”, dice Djouder. Conocer la estructura de las proteínas ayuda a buscar nuevos fármacos. En los últimos años se ha descifrado la forma de un número creciente de nanomáquinas moleculares o proteínas, lo que está acelerando el conocimiento de las enfermedades y desarrollo de nuevas terapias.

Con este acuerdo, la Fundación pasa a formar parte de la comunidad de ‘Amigos/as del CNIO’, una iniciativa puesta en marcha a finales de 2014 para acercar la investigación del cáncer a la sociedad y fomentar la filantropía como fuente de financiación adicional para la ciencia. Hasta la fecha, la iniciativa ha recaudado 2,4 millones de euros y reúne a más de 2.000 donantes, entre particulares, empresas y asociaciones.

Sobre la Fundación Franz Weber

La Fundación Franz Weber fue creada en 1975 por el famoso protector medioambiental suizo Franz Weber, según la que se nombró. Esta fundación aboga activamente por el mantenimiento de la naturaleza y de los paisajes, por una mayor biodiversidad y por mantener los hábitats naturales intactos. Dedica, además un gran esfuerzo a la lucha y reconocimiento de los derechos de los animales y a la eliminación de prácticas brutales, como la lidia de toros o la explotación de los animales de carga.

Sobre el CNIO

El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) es una institución española dedicada a la investigación, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer. Situado entre los 10 primeros centros monográficos de investigación del cáncer en el mundo, en 2020 ha obtenido, por tercera vez consecutiva, la acreditación de Centro de Excelencia Severo Ochoa.

Volver a las noticias

Subir