Inicio | Noticias | Noticias CNIO | El CNIO lanza siete nuevas becas de investigación contra el cáncer gracias a la solidaridad de los/as Amigos/as del CNIO

El CNIO lanza siete nuevas becas de investigación contra el cáncer gracias a la solidaridad de los/as Amigos/as del CNIO

18.05.2020

Apoya la investigación

La iniciativa filantrópica del CNIO cumple su quinto aniversario con casi 1,8 millones de euros recaudados por más de 1.500 donantes en estos cinco años de trayectoria, y casi 900.000 euros procedentes de herencias y legados

El Programa Internacional de Contratos Amigos/as del CNIO permite atraer talento joven para llevar a cabo proyectos innovadores contra el cáncer que van desde la metástasis al cáncer infantil o los tumores renales y hepáticos, entre otros

El programa ha contado y cuenta con la colaboración directa y activa de personas individuales y asociaciones de pacientes, así como de fundaciones y empresas como Juegaterapia, L’Oréal España o Asisa Vida

La Fundación Humanismo y Ciencia financia este año una beca completa de dos años de duración, que permitirá el desarrollo de modelos preclínicos para el estudio de los tumores y nuevas herramientas terapéuticas

Un año más, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) convoca nuevas becas para contratar investigadores/as del cáncer, gracias a la financiación recibida a través de la plataforma filantrópica Amigos/as del CNIO. La convocatoria de este Programa Internacional de Contratos Amigos/as del CNIO, muy competitiva, ofrece cada año un mayor número de plazas gracias a la robustez de la comunidad de donantes: en 2020, serán siete los/as científicos/as seleccionados/as que podrán realizar una estancia postdoctoral en un centro que se sitúa a la vanguardia de la investigación del cáncer a nivel mundial. La convocatoria permanecerá abierta hasta el 15 de julio.

Cinco años de apoyo a la investigación del cáncer

Amigos/as del CNIO es una iniciativa puesta en marcha por el CNIO a finales de 2014 para acercar la investigación del cáncer a las personas y fomentar la filantropía como fuente de financiación adicional para la ciencia. La comunidad está celebrando su quinto cumpleaños con casi 1,8 millones de euros recaudados por más de 1.500 donantes y casi 900.000 euros procedentes de herencias y legados. Solo en 2019, la iniciativa atrajo 800.000 euros por ambas vías, la mayor recaudación anual del programa desde su puesta en marcha.

Gracias a estos fondos, el Programa Internacional de Contratos Amigos/as del CNIO ha atraído talento joven y ha abierto líneas de investigación contra el cáncer novedosas. Hasta la fecha, se han incorporado 11 investigadores/as para llevar a cabo proyectos sobre metástasis, cáncer infantil o tumores renales y hepáticos, entre otras investigaciones. Entre los proyectos financiados en el pasado está, por ejemplo, el llevado a cabo por la investigadora Neibla Priego sobre el potencial de la silibinina para reducir las metástasis cerebrales, cuyos resultados se publicaron en Nature Medicine en 2018. El 75% de los pacientes involucrados en el primer estudio reaccionó positivamente a la administración de este compuesto, y actualmente los investigadores están estudiando si este descubrimiento puede expandirse hacia nuevas formas de tratamiento y diagnóstico de la metástasis cerebral.

A lo largo de estos años, el programa ha contado ya con la colaboración directa y muy activa de instituciones y fundaciones, financiando becas completas como Juegaterapia o a través de grandes y pequeñas empresas con otras fórmulas de financiación como L’Oréal España, Exterior Plus o Asisa Vida.

En esta línea, este año se suma la Fundación Humanismo y Ciencia que, con una aportación de 100.000 euros durante dos años promoverá el desarrollo de modelos preclínicos para el estudio de los tumores.

El cáncer no puede explicarse solamente como el crecimiento descontrolado de células malignas, sino más bien como un complejo ecosistema en el que se establecen múltiples interacciones entre las células tumorales y su entorno en el organismo. “Los modelos animales preclínicos nos ayudan a entender estas interacciones y a encontrar nuevas estrategias terapéuticas contra todo tipo de tumores, antes de poder hacer ensayos clínicos con pacientes”, explica la directora del CNIO Maria Blasco.

El modelo animal más utilizado para el estudio del cáncer es el ratón, debido a su relativa cercanía filogenética con el ser humano (es decir, los numerosos puntos en común entre los genomas de ambas especies) y por la posibilidad de manipular su genoma para generar modelos modificados genéticamente. Con este fin se utilizan tecnologías cada vez más sofisticadas como, por ejemplo, la técnica de edición genética CRISPR/Cas, que están empleando varios grupos del CNIO y que en pocos años ha revolucionado el campo de la edición genética en el estudio de enfermedades como el cáncer.

En cáncer, los modelos animales imitan los tumores humanos de la manera más fiel posible, y permiten estudiar el efecto de fármacos experimentales o cómo les afectan los cambios genéticos. Ahora, el Contrato Postdoctoral Fundación Humanismo y Ciencia ‘Amigos/as del CNIO’ impulsará el desarrollo de estos modelos preclínicos. “Agradecemos enormemente el interés de la Fundación en colaborar con las investigaciones del CNIO y esperamos que esta colaboración dé muchos frutos”, afirma Blasco.

La Fundación Humanismo y Ciencia es una institución privada sin ánimo de lucro fundada en 1997 e inscrita en el Ministerio de Educación y Ciencia. Considerada de interés general, uno de los objetivos de la fundación es la realización y difusión de investigaciones y estudios científicos que ayuden a la consecución de un mayor progreso y desarrollo del ser humano.

De la estructura de las proteínas al potencial de la inmunoterapia

En la actualidad, los/as investigadores/as que están llevando a cabo proyectos en el Centro gracias a Amigos/as del CNIO son:

Elena Fueyo: Investiga cómo las células tumorales se escapan del sistema inmune, un conocimiento fundamental para el desarrollo de futuras inmunoterapias. El objetivo de la inmunoterapia es desarrollar tratamientos que puedan estar más dirigidos al tumor y tener, por lo tanto, menos efectos secundarios que las terapias convencionales (Grupo de Inestabilidad Genómica).

Rebeca Jimeno: Investiga en cáncer de mama triple negativo, uno de los tipos de cáncer de mama más agresivos y sin tratamientos específicos, para encontrar combinaciones terapéuticas efectivas (Unidad de Investigación Clínica del Cáncer de Mama).

Carolina Maestre: Explora si, bloqueando una molécula está implicada en la supervivencia de las células tumorales durante su división, se puede impedir el crecimiento tumoral (Grupo de División Celular y Cáncer).

Rubén Martínez: Investiga cómo el oncogén RET ve alterada su actividad en ciertos tipos de cáncer, como pulmón, mama y neuroblastoma, para tratar de mejorar sus tratamientos (Grupo de Quinasas, Fosforilación de Proteínas y Cáncer).

María Moreno: Estudia la estructura tridimensional de la proteína CAD, cuya sobreactivación es común a todos los tipos de cáncer, para aplicar estos conocimientos al desarrollo de terapias (Grupo de Integridad Genómica y Biología Estructural).

Sarita Saraswati: Estudia cómo la disfunción de los telómeros origina la fibrosis renal y hepática, que en sus estadios más avanzados puede desembocar en cáncer de riñón e hígado (Grupo de Telómeros y Telomerasa).

Moustafa Ahmed Shehata: Analiza la estructura 3D de las quinasas, proteínas relacionadas con el desarrollo del cáncer y la resistencia a la quimioterapia, con el objetivo de mejorar los tratamientos (Grupo de Quinasas, Fosforilación de Proteínas y Cáncer).

Volver a las noticias

Subir