Inicio | Noticias | Noticias CNIO | Cuatro investigadores del CNIO reciben un total de casi un millón de euros en financiación de la AECC para desarrollar sus proyectos de investigación del cáncer

Cuatro investigadores del CNIO reciben un total de casi un millón de euros en financiación de la AECC para desarrollar sus proyectos de investigación del cáncer

28.09.2020

Dona para investigación

Edificio CNIO Imagen: A. Garrido, CNIO

Con casi 300.000 euros cada uno, los jefes de grupo Óscar Fernández-Capetillo, Ana Losada y Sandra Rodríguez Perales llevarán a cabo proyectos en tumores pediátricos y para la eliminación de genes de fusión –específicos de las células tumorales– con la técnica de edición genética CRISPR

La AECC otorga a la investigadora Cristina Rodríguez-Antona una Ayuda Idea Semilla con 20.000 euros, para desarrollar un proyecto en el que se tratará de mejorar la respuesta a la inmunoterapia, una de las estrategias más prometedoras contra el cáncer pero que todavía muestra una eficacia limitada en algunos tumores

Además, la Asociación también apoya este año a Sara García-Alonso, Cristina Segovia y Auba Gayà, tres jóvenes investigadoras que están en el inicio de sus carreras, para estudiar nuevas estrategias terapéuticas en cáncer de pulmón y cáncer de vejiga, y la relación que hay entre asma y cáncer de páncreas

Cuatro investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han sido galardonados con financiación de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) para llevar a cabo proyectos innovadores de investigación.

Óscar Fernández-Capetillo, jefe del Grupo de Inestabilidad Genómica, recibe 300.000 euros para estudiar el potencial de la proteína SETD8 como diana en cáncer. SETD8 se ha relacionado con el desarrollo de neuroblastomas y meduloblastomas, tumores pediátricos que en la actualidad tienen mal pronóstico. Sin embargo, la eficacia de los fármacos existentes para bloquear su acción es todavía muy limitada.

En un proyecto que durará 3 años, el equipo del CNIO tratará de profundizar en entender el potencial que inhibir la acción de SETD8 podría tener en el tratamiento del cáncer. Para ello, el proyecto aborda varios objetivos que incluyen la construcción de nuevos modelos celulares que permitan entender mejor la función de esta proteína, identificar mutaciones concretas que sensibilizan o confieren resistencia a la inhibición de SETD8 y finalmente contribuir a mejorar las propiedades de los inhibidores para esta proteína para facilitar su desarrollo clínico. “Nuestro objetivo es ayudar en el desarrollo de un nuevo tipo de terapia antitumoral y obtener conocimiento que sirva para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos en los pacientes de cáncer que en el futuro sean tratados con inhibidores de SETD8”, explica Fernández-Capetillo. Su equipo tiene experiencia en proyectos similares que implican el desarrollo de nuevos agentes antitumorales y la identificación de mecanismos de resistencia a dichas terapias, debido a su trabajo previo en inhibidores de ATR que fueron licenciados a la industria farmacéutica para su desarrollo clínico.

A Ana Losada, jefa del Grupo de Dinámica Cromosómica, la Asociación le otorga más de 290.000 euros por una Ayuda en el marco de la convocatoria de Proyectos  Estratégicos, para explorar nuevas estrategias diagnósticas y terapéuticas para el sarcoma de Ewing. Se trata de es un cáncer agresivo, el segundo de tipo óseo más frecuente en niños y adolescentes y para el que, a día de hoy, no existen terapias específicas.

La presencia de mutaciones en STAG2, una proteína que forma parte de la cohesina –máquina molecular que participa en la organización genómica y la división celular, y en cuyo estudio tiene amplia experiencia el equipo del CNIO– están relacionadas con una mayor agresividad y un peor pronóstico. “En nuestro proyecto proponemos dos objetivos para aumentar la supervivencia de pacientes con sarcoma de Ewing metastásico”, explica Losada. “Por un lado, comprobaremos el potencial diagnóstico de una firma génica formada por 10 genes, de los que esperamos que nos permitan identificar tempranamente los tumores más agresivos. Por otro, trataremos de entender los motivos por los que las mutaciones en STAG2 hacen que el sarcoma de Ewing sea tan agresivo, para, de esta forma, proponer la mejor combinación de los fármacos ya existentes e identificar nuevas dianas terapéuticas”. El proyecto tendrá una duración de 3 años.

Sandra Rodríguez-Perales, jefa de la Unidad de Citogenética Molecular del CNIO, ha sido galardonada con una AECC Lab, por un montante de casi 300.000 euros, con la que durante los próximos 3 años llevará a cabo un proyecto sobre genes de fusión. Estos genes son el resultado de la unión anómala de fragmentos de ADN que proceden de dos genes diferentes y que, cuando prosperan, se convierten en el evento iniciador de un cáncer. Están presentes hasta en un 20% de todos los tipos de cáncer y, como son específicos de las células tumorales, están en el punto de mira de la comunidad investigadora para el posible desarrollo de terapias oncológicas selectivas, que ataquen solo al tumor y sean inocuas para el organismo del paciente.

El equipo del CNIO tratará de destruir las células tumorales eliminando sus genes de fusión, y para ello utilizará la novedosa técnica de edición genética CRISPR en su variante CRISPR/Cas13. Esta variante es una alternativa de la más conocida técnica CRISPR/Cas9, que, si bien permite cortar fragmentos específicos de ADN de manera muy eficaz, en ocasiones realiza cortes en lugares no deseados del genoma. “La enzima Cas13 es un descubrimiento reciente y un valor atípico de la tecnología CRISPR, porque es capaz de editar el ARN en vez del ADN”, explica Rodríguez-Perales. “La edición del ARN tiene múltiples ventajas sobre la edición tradicional del ADN; entre ellas, es un sistema reversible y evita la edición de sitios no deseados en el genoma, por lo que tiene un gran potencial para desarrollar tratamientos del cáncer mejorados, que eliminen los tumores sin afectar a las células sanas del organismo”.

Cristina Rodríguez-Antona, del Grupo de Cáncer Endocrino Hereditario que dirige Mercedes Robledo, es galardonada con una Ayuda Idea Semilla para llevar a cabo un proyecto que mejore la respuesta a la inmunoterapia. Si bien en los últimos años la inmunoterapia destaca como una de las estrategias más prometedoras contra el cáncer –al emplear las propias defensas del paciente para eliminar los tumores–, todavía muestra una eficacia limitada.

Su proyecto, financiado con 20.000 euros para 2 años, propone potenciar el efecto antitumoral de la inmunoterapia inhibiendo un mecanismo de control de calidad de los ARN mensajeros, conocido como ‘degradación del ARN mensajero mediada por mutaciones terminadoras’ (NMD), que evita que se creen proteínas truncadas potencialmente tóxicas para las células, pero que también disminuye la cantidad de proteínas mutadas que expresan las células tumorales. “En nuestro proyecto trataremos de inhibir este mecanismo para facilitar que el sistema inmune pueda reconocer y eliminar las células tumorales, potenciando así el efecto de la inmunoterapia”, explica. “También queremos crear un mapa molecular de alteraciones tumorales en este proceso, para buscar marcadores predictivos de respuesta, que ayudarían a diseñar las nuevas estrategias de inmunoterapia que están llamadas a revolucionar los tratamientos oncológicos”.

Además, la Asociación también apoya este año a tres jóvenes investigadoras que están al inicio de sus carreras:

Sara García-Alonso, con una ayuda Postdoc AECC, trabajará desde el Grupo de Oncología Experimental que dirige Mariano Barbacid para estudiar nuevas estrategias terapéuticas en cáncer de pulmón. Se sabe que la molécula RAF1 es esencial para la progresión de este tipo de tumor, por lo que en este proyecto se pretenden desarrollar nuevos fármacos que permitan eliminarla. Esto podría abrir las puertas a una nueva terapia más eficaz y con menos efectos secundarios.

Auba Gayà, del Grupo de Carcinogénesis Epitelial que dirige Paco Real, recibe una Ayuda Predoctoral AECC para descifrar qué papel protector juega el asma en el desarrollo del cáncer de páncreas, ya que según un reciente estudio del Grupo de Núria Malats en el CNIO, se ha comprobado que está asociada a un 40% de reducción de riesgo de padecer este tumor. Establecer la relación causa-efecto permitirá descifrar algunos mecanismos que puedan ser útiles para la prevención de este tipo de cáncer.

Cristina Segovia, con una ayuda Postdoc AECC, se incorpora también al Grupo de Carcinogénesis Epitelial del CNIO para estudiar mecanismos moleculares y oportunidades terapéuticas en cáncer de vejiga. Concretamente, investigará cómo afectan a las funciones celulares las alteraciones del gen RBM10, que se sabe que está alterado en tumores de vejiga, pulmón, páncreas y colon. Además, buscará cómo aprovechar las debilidades que puedan presentar las células tumorales por la alteración de este gen, con el fin de buscar dianas para futuros tratamientos.

Sobre el CNIO: 450 científicos intentando parar el cáncer

El CNIO, situado entre los 10 primeros centros monográficos de investigación del cáncer en el mundo (informe Scimago; Nature Index), cubre todo el recorrido de la I+D+i, desde los procesos mas básicos hasta el descubrimiento de fármacos, así como ensayos clínicos en pacientes de cáncer en colaboración con hospitales. Más de 450 científicos y científicas trabajan en el CNIO para trasladar sus resultados de forma rápida y eficiente al Sistema Nacional de Salud y al mercado farmacéutico y biotecnológico. En los últimos años, se ha potenciado la línea de estudio de la metástasis –responsable del 90% de los fallecimientos por cáncer en el mundo– con la incorporación de varios grupos de investigación plenamente dedicados. También se ha impulsado la interdisciplinariedad, atrayendo a expertos computacionales que ayuden a tener una visión más profunda de la complejidad del cáncer y propongan nuevas hipótesis terapéuticas.

Uno de los objetivos del CNIO es acercar la ciencia a la sociedad. Entre las iniciativas destinadas a este fin destaca Amigos y Amigas del CNIO, una plataforma filantrópica a través de la cual se puede colaborar con la investigación del cáncer que realiza el Centro, y con la que se ha impulsado un competitivo Programa Internacional de Contratos ‘Amigos y Amigas del CNIO’ para atraer talento investigador. Gracias a esta comunidad de donantes que integran personas anónimas, asociaciones de pacientes, empresas e instituciones, se han recaudado ya más de 2,7 millones de euros para impulsar proyectos de investigación contra el cáncer altamente competitivos sobre metástasis, cáncer infantil o cáncer renal y hepático, entre otros.

Volver a las noticias

Subir