Inicio | Noticias | Eva Orúe: “La perspectiva de género no es excluir; es incluir miradas nuevas”

Eva Orúe: “La perspectiva de género no es excluir; es incluir miradas nuevas”

20.09.2022

Colabora con el CNIO

La directora de la Feria del Libro de Madrid, Eva Orúe, durante su conferencia en el CNIO. / Laura M. Lombardía. CNIO


La directora de la Feria del Libro de Madrid, Eva Orúe, la primera mujer que ocupa este puesto en los 80 años de vida de este evento, ha impartido hoy una charla en la sede el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO)

La ponencia de Orúe se enmarca en el ciclo de seminarios que organiza la Oficina de la Mujer en la Ciencia del CNIO (WISE, por sus siglas en inglés), que vuelven a desarrollarse de forma presencial

“Si crees que te gusta lo que has elegido y que vales, persevera”. Es el consejo de la directora de la Feria del Libro de Madrid, Eva Orúe, a las jóvenes que dan sus primeros pasos profesionales. “A menudo nos imponen decisiones que no habíamos pensado adoptar. Probablemente las mujeres tenemos una manera de hacer diferente, que no es mejor ni peor, y cuando entras en un universo mayoritariamente masculino no tienes que adaptarte a otras condiciones. La mejor manera de trabajar es adoptando lo mejor de cada universo. La perspectiva de género no es excluir otras miradas, es incluir miradas nuevas. Mi mirada necesariamente es distinta de la de mi predecesor en el cargo, porque mi experiencia vital es diferente. Mi consejo es que no te dejes imponer la mirada”.

Eva Orúe, la primera mujer en acceder a la dirección de la Feria del Libro de Madrid en sus más de 80 años de historia, ha impartido hoy, en la sede del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), la charla Feria del Libro de Madrid: apocalípticos e integrados se encuentran en El Retiro, invitada por la Oficina de la Mujer en la Ciencia del CNIO (WISE).

Nacida en Zaragoza en 1962, Orúe tiene una extensa trayectoria como periodista. Ha trabajado en prensa, radio y televisión, tanto en secciones y programas informativos como en magazines. “Cuando era corresponsal”, recuerda, “todas las mujeres corresponsales estábamos solteras, mientras que los hombres eran enviados por sus medios con sus familias; es evidente que había una diferencia”.

Orúe ha sido corresponsal en Reino Unido, Francia y Rusia, y, posteriormente, tertuliana habitual en numerosas cadenas de radio.

Hasta su nombramiento como directora de la Feria del Libro de Madrid, en enero de 2022, codirigía Ingenio de Divertinajes, una agencia de comunicación y contenidos desde donde ha trabajado con autores, editoriales y librerías, también con instituciones y ONG.

Poner cara a la feria

“La Feria del Libro de Madrid tiene, y tenía ya, una excelente imagen como evento cultural. Pero a la feria le faltaba que se le pusiera cara”, afirma su directora. “Si la gente conoce a los directores de periódicos, también puede saber quién dirige la Feria del Libro; que sea alguien a quien se dé voz cuando pasa algo relacionado con la literatura, alguien que está con los autores y con los libros a diario. Hemos querido presentar una feria alegre, acogedora, que es capaz de renovarse y trabajando en red y con otras instituciones de la ciudad”.

Eva Orúe no se esperaba su nombramiento, según ha contado también en su charla en el CNIO. Se presentó al puesto porque un amigo la animó y contaba con “aprender mucho” solo con presentarse, pero no esperaba ganar. También la pilló por sorpresa la repercusión del hecho de que fuera la primera mujer en el cargo.

“La lectura es alegría”, reivindica. Un mensaje que casa con eso que ella quiere conseguir: “Una feria diversa, que atraiga también a los que no leen habitualmente y a quienes no suelen visitarla”. Menciona especialmente a inmigrantes y a adolescentes. “Es un reto porque la feria ha trabajado el público infantil, pero no el de 14 a 18 años, y nuestro objetivo es meternos en los institutos de secundaria organizando actividades para ellos”.

En referencia al título de su charla en el CNIO -inspirada en la obra de Umberto Eco Apocalípticos e integrados-, Orúe, afirma que ella es “integradora”: “Defiendo que a la feria que vengan autores que son youtubers e instagramers, que vengan porque a los libros se entra por varias puertas, y los influencers pueden ser una”.

Durante su conferencia repasó la evolución del mercado editorial español y aludió a uno de sus misterios: no leemos (35,6% no lee libros nunca), pero somos de los países que más publicamos (7.ooo títulos al año, aunque la tirada media es muy baja, 3.590 ejemplares). Otros datos: “La última edición de la feria ha sido un éxito enorme de visitas (3,1 millones de personas la visitaron)”.

Orúe, quien defendió a las librerías “que hacen barrio por la gran función social que tienen”, es autora de varios libros: Rusia en la encrucijada, Historias de miopes, Locas por el fútbol o Padres e hijos, todos escritos en colaboración con Sara Gutiérrez; y La segunda oportunidad, escrito en solitario.

 “A los chavales que les gusta leer, el papel les proporciona una experiencia sensorial diferente”

La vida digital de los jóvenes no ha ahogado su capacidad de lectura, según afirma la directora de la Feria del Libro de Madrid: “A los chavales que les gusta leer, el papel les proporciona una experiencia sensorial diferente. Tiene que ver, creo yo, con que los géneros que les gustan, como el cómic o el manga, no tienen una buena traducción al mundo electrónico, se puede leer, pero no es lo mismo”.

“Además, cuando vas a una feria del libro o a unos grandes almacenes porque tu autor favorito está firmando libros, tú quieres que te firme y en los libros electrónicos todavía no se firman”, explica Eva Orúe. “Es verdad que los jóvenes leen más literatura en papel que los mayores. Y es que al final elegimos el formato en función de nuestras necesidades particulares, si viajas mucho o si lees en otros idiomas, quizás te inclinas más por el libro electrónico”.

También hay algo de fetichismo en esta inclinación por el papel, dice Orúe: “Harry Potter te lo lees en papel y, además, te gusta ver tus libros en la estantería de su cuarto. Hay un componente de fetichismo en tener el libro y, en el caso de las sagas, de verlos todos. Y no nos damos cuenta, pero el libro electrónico no es nunca nuestro”.

Volver a las noticias

Subir