Inicio | Noticias | ¿El verano? Para aprender a investigar el cáncer. Estudiantes de Jakarta, Estambul, Goiás y Valencia llegan al CNIO

¿El verano? Para aprender a investigar el cáncer. Estudiantes de Jakarta, Estambul, Goiás y Valencia llegan al CNIO

10.07.2023

Colabora con el CNIO

(De izquierda a derecha) Zenith Gusmão Garrote; Marisol Soengas, responsable del Decanato de Asuntos Académicos del CNIO; María Pérez Millet; Angela Surya; y Ali Ataman. / Antonio Tabernero. CNIO

Los estudiantes del programa internacional de prácticas del CNIO viven el día a día de la investigación del cáncer en uno de los principales centros de investigación a escala mundial

El programa ha recibido más de 5.000 solicitudes en los últimos quince años. El CNIO cubre gastos de viaje, comida en el centro y seguro

Ali, Angela, María y Zenith verán cómo se investiga para lograr una medicina personalizada, que busca adecuar el tratamiento del cáncer a las alteraciones genómicas, el entorno y los hábitos de vida de cada paciente

Ali, Angela, María y Zenith son cuatro estudiantes recién llegados de Turquía, Indonesia, España (Valencia) y Brasil, respectivamente, al Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Su viaje es también un pequeño salto en el tiempo, hacia el que podría ser su futuro profesional. Hasta finales de agosto los cuatro compartirán laboratorio con los científicos y científicas de uno de los principales centros de investigación del cáncer a escala internacional.

Sus candidaturas fueron seleccionadas entre las 230 recibidas, de todo el mundo, en la última edición del programa internacional de prácticas del CNIO. Esta iniciativa, nacida a principios de los años 2000, ofrece a estudiantes de últimos años de grado o FP en ciencias de la vida adquirir experiencia en movilidad y cooperación internacional –rasgos esenciales en la carrera investigadora— en un entorno profesional de alta especialización.

Durante su estancia los jóvenes viven el día a día de un centro en la vanguardia de la investigación del cáncer, que busca trasladar cuanto antes el conocimiento científico a la vida de los pacientes. Aprenden cómo se investiga con tecnologías avanzadas para lograr una medicina más personalizada, que adecúe el tratamiento del cáncer a las alteraciones genómicas, el entorno y los hábitos de vida de cada paciente.

Ali Ataman (Universidad Politécnica de Estambul, Estambul, Turquía). Grupo de Factores de Crecimiento, Nutrientes y Cáncer, dirigido por Nabil Djouder:

“En Turquía estudio Biología Computacional y estoy considerando perspectivas futuras en neurología y cáncer. Solicité las prácticas para conocer más de cerca la investigación oncológica. En el laboratorio del CNIO todos los lunes hay reuniones en las que cada persona presenta sus proyectos. Eso es magnífico. Y estoy disfrutando la buena disposición de todo el personal”.

Angela Surya (Instituto Internacional del Ciencias de la Vida de Indonesia (i3L), Jakarta Timur, Indonesia). Unidad de Bioinformática, dirigida por Fátima Al-Shahrour:

“Estoy en el último año de la carrera de Bioinformática, un campo muy poco desarrollado en Indonesia. Por eso es una oportunidad extraordinaria poder aprender en un centro tan prestigioso. Me dirigí a él porque me atrae mucho la investigación del cáncer. En cuanto a mi futuro, quiero mantener opciones abiertas, pero me interesan mucho la transcriptómica y la genómica. En mi unidad me han acogido muy bien, aprecio mucho su esfuerzo por explicármelo todo”.

María Pérez Millet (Universidad de Valencia, Valencia, España). Grupo de Metástasis Cerebral, dirigido por Manuel Valiente:

“Desde mi segundo año de estudios de Bioquímica y Ciencias Biológicas quería venir al CNIO. Ahora, recién graduada, estas prácticas me parecen la mejor manera de comenzar una carrera en ciencia. Me interesan los mecanismos que explican la diferenciación y el comportamiento de las células. En el grupo de Metástasis Cerebral estoy aprendiendo de cerca cómo se reprograman a nivel molecular. Además, el aprendizaje durante la estancia aquí no se limita a los métodos y técnicas; se extiende a las dinámicas de todo un entorno de investigación, a cómo colaboran los grupos y los proyectos entre sí. Todos los días me sorprendo con la cantidad de cosas que se llevan adelante a la vez. Y me está gustando acostumbrarme a ellas”.

Zenith Gusmão Garrote (Universidad Federal de Goiás, Goiás, Brasil). Grupo de Telómeros y Telomerasa – Fundación Humanismo y Ciencia, dirigido por Maria Blasco:

 “Vine por recomendación de uno de mis profesores en Brasil, porque buscaba un lugar en que aprender sobre telómeros y telomerasa. En el instituto empecé a leer sobre genética, movido por la curiosidad de cómo prolongar la vida. La sobreexpresión de telomerasa en células humanas me parecía uno de los mejores mecanismos para revertir el envejecimiento. Para llegar a una terapia génica en esa dirección tenía que aprender a realizar investigación básica a nivel celular y animal. El Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO es un lugar excepcional para hacerlo”.

Las prácticas de verano se enmarcan en el Programa de Formación para Estudiantes de Grado y FP del CNIO , que durante el curso académico ofrece también Prácticas de Laboratorio.

En los últimos quince años más de 5.000 estudiantes de todo el mundo han solicitado participar en el programa, y muchos han realizado más tarde sus tesis en el CNIO. En su solicitud los estudiantes optan entre los varios laboratorios del CNIO ofertados, y deben superar un proceso de selección. El programa cubre gastos de viaje, manutención en horario laboral, seguro y actividades específicas para ellos.

Volver a las noticias

Subir