Inicio > Acerca del CNIO > Noticias CNIO, Año 2014 > Un científico del CNIO gana por segunda vez una de...

Noticias CNIO, Año 2014

Un científico del CNIO gana por segunda vez una de las ayudas para investigación más prestigiosas del mundo

Madrid, 14 de enero, 2014

Óscar Fernández-Capetillo, de 39 años, ha obtenido una 'Consolidator-Grant' del Consejo Europeo de Investigación (ERC), que financiará su investigación con dos millones de euros

Su grupo investigará cómo prevenir el estrés replicativo, un fenómeno aún poco conocido implicado en cáncer y envejecimiento

El grupo de investigación de Óscar Fernández‐Capetillo ha desarrollado compuestos que hace apenas unas semanas el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) licenció a una compañía farmacéutica para la creación de nuevos fármacos antitumorales. Es uno de los éxitos menos frecuentes, pero más deseados, entre los investigadores del cáncer. Ahora Fernández-Capetillo celebra un nuevo logro: la concesión de una Consolidator Grant por parte del Consejo Europeo de Investigación (ERC por sus siglas en inglés), una de las ayudas para investigación de más prestigio en todo el mundo, dotada con dos millones de euros para cinco años. Fernández‐Capetillo es además uno de los pocos científicos que han recibido dos ayudas consecutivas del ERC.

Las Consolidator Grants están destinadas a investigadores de cualquier nacionalidad con entre siete y doce años de experiencia desde la obtención del doctorado “y una trayectoria profesional científica muy prometedora”, explica la web del ERC. Consisten en dos millones de euros para proyectos de cinco años de duración. Su fin último es evitar el “grave desperdicio de talento investigador” que se produce cuando jóvenes sin “suficientes oportunidades” en Europa abandonan el continente.

En la convocatoria ahora fallada, la primera en esta modalidad Consolidator, han competido 3600 solicitudes de todo el mundo y han resultado financiadas 312 (alrededor del 8.5%). El criterio de evaluación se basa estricta y únicamente en la excelencia del proyecto presentado. Se han concedido a investigadores de 33 nacionalidades diferentes, de instituciones situadas en 21 países de toda Europa. En España 20 investigadores han recibido la ayuda, al igual que otros tres investigadores españoles que trabajan fuera del país.

“Conseguir el ERC Consolidator nos da cinco años de tranquilidad en una época muy difícil para la ciencia en España”, afirma Fernández-Capetillo, y añade: “Gracias a este tipo de ayudas puedo mantener un grupo amplio y competitivo de personas, y financiación suficiente para poder seguir investigando en cáncer y envejecimiento. Una financiación tan generosa es un plus de responsabilidad, si no nos salen las cosas, no se podrá culpar a nadie que no sea a nosotros mismos”.

PIONERO EN EL ESTUDIO DEL ESTRÉS REPLICATIVO

Óscar Fernández-Capetillo (Bilbao, 1974) es un caso poco habitual. Había ganado en 2007 -ya incorporado al CNIO tras varios años en el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos‐ una ayuda del ERC para investigadores que inician un grupo propio de investigación -la modalidad Starting Grant‐.

En el proyecto que ahora financia la Consolidator Grant, Fernández‐Capetillo investigará en profundidad las causas y consecuencias del llamado estrés replicativo, un fenómeno relacionado con el cáncer y el envejecimiento en cuyo estudio es pionero el grupo del CNIO.

“Hace cinco años muy poca gente trabajaba en estrés replicativo”, dice Fernández-Capetillo, “ahora, en parte gracias al trabajo de nuestro grupo, es un área con mucha más actividad”.

El estrés replicativo es una fuente de errores en el genoma de las células, y tiene que ver con el proceso normal de división celular. “Cada vez que la célula se duplica lo hace su genoma, que es una molécula de tres metros de largo empaquetada en una milésima de milímetro, y este proceso no está libre de fallos”, explica Fernández-Capetillo. Las células sanas cuentan con mecanismos naturales para arreglar estos errores; las cancerígenas, no.

Cuando este investigador montó su grupo en el CNIO, en 2004, decidió investigar este fenómeno, y postuló que si se fomentaba el estrés replicativo de las células tumorales éstas morirían por una acumulación excesiva de este tipo de estrés. Ese ha sido uno de los temas centrales de su laboratorio en los últimos años, y la hipótesis se ha demostrado correcta. Uno de sus productos son las moléculas con actividad antitumoral desarrolladas en el CNIO, en colaboración con su Programa de Terapias Experimentales, y licenciadas el pasado diciembre a la farmacéutica Merck. Una de las ventajas de esta estrategia es que resulta muy selectiva: puesto que las células tumorales presentan cantidades más elevadas de estrés replicativo que las normales, son las primeras las que responden preferencialmente a la terapia.

Como explica Fernández-Capetillo, “Nuestras moléculas impiden que se active el sistema de protección contra el estrés replicativo en las células, y por tanto solo es dañino en aquellas células que presentan cantidades elevadas de estrés replicativo, como las tumorales. Las moléculas no son tan tóxicas en células que no presentan este tipo de estrés”, y aclara: “Es como si quitas un bombero de una plaza donde no hay fuego: no pasa nada. En cambio si lo quitas de donde hay un incendio, puede ser catastrófico”.

EVITAR EL ESTRÉS REPLICATIVO PARA COMBATIR EL CÁNCER Y EL ENVEJECIMIENTO

Este y otros trabajos del grupo de Fernández‐Capetillo en el CNIO han demostrado que hay una importante relación entre estrés replicativo, cáncer y envejecimiento, pero aún queda mucho por aclarar. El proyecto del ERC se centrará en entender más profundamente las causas y los efectos del estrés replicativo, tanto a escala molecular como de organismo.

“Trataremos de descubrir nuevas proteínas que protejan contra el estrés replicativo, buscaremos nuevos genes que ofrezcan resistencia contra él y también trabajaremos con ratones, buscando nuevas estrategias contra el cáncer y el envejecimiento”, dice Fernández‐Capetillo.

Óscar Fernández Capetillo se doctoró en bioquímica por la Universidad del País Vasco, con investigaciones en el área de la inmunología. Mientras hacía el doctorado estudió Informática por la UNED. En 2001 inició una estancia postdoctoral en el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, donde estudió la respuesta de las células a errores en el genoma.

Volvió a España en 2004, incorporándose al CNIO con un contrato Ramón y Cajal. Desde 2010 es Jefe de Grupo Senior del CNIO, en el Grupo de Inestabilidad Genómica. Desde su vuelta a España prácticamente no hay en su currículo un año sin premio o reconocimiento, entre ellos el de Joven Investigador de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), en 2008; o su elección como miembro dentro del programa Internacional Early Career Scientist del prestigioso Howard Hughes Medical Institute (HHMI) estadounidense, en 2012.

En el ámbito personal, Óscar Fernández‐Capetillo tiene tres hijos y una hija de entre 10 y 1 año con su esposa Matilde Murga, investigadora senior en el mismo grupo en el CNIO.

Sobre el Consejo Europeo de Investigación

El Consejo Europeo de Investigación, creado en 2007 por la Unión Europea (UE), es la primera organización de financiación de la investigación de excelencia en las fronteras del conocimiento. De 2007 a 2013, dentro del Séptimo Programa Marco de Investigación de la UE (FP7), el presupuesto asignado al ERC fue de 7 500 millones de euros. Dentro del nuevo Programa Marco de Investigación e Innovación (2014-2020), el programa Horizonte 2020, el ERC ha visto su presupuesto notablemente incrementado a más de 13000 millones de euros.

Más información: http://erc.europa.eu/



El investigador premiado Óscar Fernández‐Capetillo./CNIO

Contacto

  • Responsable del Departamento de Comunicación
  • Nuria Noriega
  • Técnico de Comunicación
  • Cristina de Martos
  • Correo-e comunicacion@cnio.es
  • Teléfono +(34) 917 328 000